Seguros para Empresas

COTIZA el seguro para tu empresa

¡EN SOLO 1 MINUTO!    

He leído y acepto los Términos y Condiciones y el Aviso de Privacidad.

¿Qué son los Seguros para Empresas?

El seguro para empresas es un contrato entre una persona moral y una institución aseguradora, mediante el cual se conviene la protección en contra de una gran variedad de riesgos a los que está expuesta la empresa a cambio del pago de una prima. Las principales coberturas de esta póliza están dirigidas a la protección de las instalaciones y los contenidos en caso de que ocurran uno o varios de los siniestros especificados en el contrato.

Este seguro es uno de los principales en el ramo de daños. Por la cobertura principal se conocen también como seguros de incendio, aunque permiten la inclusión de muchas otras coberturas contra fenómenos de la naturaleza y hasta no accidentales. Debido a las operaciones de las empresas, están expuestas a muchos otros riesgos cuando ocurre un siniestro y estos también se cubren, como por ejemplo la pérdida de utilidades por interrupción de sus actividades.

Prácticamente el cien por ciento de las empresas grandes empresas cuentan con este tipo de seguros como medida de protección económica. Por otro lado, en lo que respecta a las pequeñas y medianas empresas es donde existe baja protección, ya que solo el 5 % de estas cuentan con seguros empresariales en México. Los beneficios que ofrecen los seguros para empresas son:

  • Protección económica ante fenómenos meteorológicos, de la naturaleza y hasta por actos de personas mal intencionadas.
  • Protección legal de la responsabilidad como empresa por sus servicios, actividades, instalaciones y personal.
  • Diversas protecciones especiales de acuerdo con cada empresa como para rotura de maquinaria, explosión de aparatos sujetos a presión, para constructoras, etc.
  • Protección al dinero y valores operado por la empresa en tránsito o el local en caso de siniestros amparados y por robo o asalto.

Puedes conocer más sobre los seguros para empresas en la Guía completa de cómo funcionan los seguros para empresas. Tienes la opción de conocer los Mejores seguros para empresas 2019 y obtener tus cotizaciones directamente en el Cotizador de seguros para empresas.

¿Cuánto cuesta un seguro para empresa?

El costo de los seguros para empresas varía de acuerdo a las características de cada una. En el caso de las más pequeñas puede ir desde pocos miles de pesos al año, hasta millones de pesos, dependiendo de diversas variables. Para las pequeñas empresas se consideraron precios para contenidos por medio millón de pesos, las de CHUBB y General de Seguros consideran que el edificio cuesta también 500,000 pesos y la de Mapfre que el edificio es rentado. Además, se consideraron otras coberturas básicas aunque distintas en cada aseguradora. Las primas son anuales:

 

Aseguradora empresa Pequeña empresa Mediana empresa Grande
Mapfre $2,993.96
CHUBB $1,637.71
General de Seguros $3,665.25
GNP
Seguros Monterrey
Inbursa

 

Las cotizaciones para grandes empresas se hacen de manera especial para cada una de ellas. En el caso de las pequeñas y medianas empresas casi todas las aseguradoras ofrecen paquetes de acuerdo con el giro de cada empresa. Esto implica que existan muchas diferencias en las coberturas y sumas aseguradas de cada aseguradora y que sea muy complicada la comparación directa.

Cotiza Seguros para empresas Baratos

Las grandes empresas no tienen problemas para que las aseguradoras les coticen exactamente lo que desean de cobertura y sumas aseguradas. Adicionalmente les resulta muy fácil obtener grandes descuentos en las primas, debido a que todas las aseguradoras quieren tenerlas como clientes por las grandes cantidades que deben pagar.

En el caso de las empresas medianas y pequeñas es mejor que utilicen los servicios de un cotizador como Cotizator, para poder obtener las mejores cotizaciones de acuerdo con sus necesidades y poder obtener la asesoría necesaria para acceder a descuentos.

Cotiza tu seguro en 1 Min.

Las mejores compañías de Seguros para Empresa

 

Tipos de coberturas o planes

El plan para empresas se conoce también como paquete empresarial y algunos otros nombres de acuerdo con cada aseguradora. Las coberturas son muy similares en todas las aseguradoras, pero las diferencias están en las sumas aseguradas que otorgan y los descuentos aplicables.

Los seguros para empresas para ofrecer una protección apropiada es necesario que aseguren cada riesgo sobre el valor real. Esto aplica tanto para bienes inmuebles, como para contenidos y dinero. De otra manera, en caso de un siniestro, podrían quedar bajo asegurados y solo recuperar una parte de las pérdidas.

La cobertura de incendio es la fundamental en este tipo de pólizas. Las coberturas contra fenómenos de la naturaleza, incendio y otras aplican tanto al edificio como para contenidos, pero depende de si la empresa es dueña de los inmuebles. De no serlo sería indispensable la contratación de responsabilidad civil arrendatario.

 

Coberturas Pequeña empresa Mediana empresa Grandes empresas
Incendio y/o rayo.
Fenómenos hidrometeorológicos.
Caída de aeronaves, vehículos y humo.
Huelgas, alborotos populares, vandalismo y actos de personas mal intencionadas.
Terremoto y erupción volcánica.
Combustión espontánea.
Derrame de equipo de protección contra incendio.
Calderas, recipientes sujetos a presión y rotura de maquinaria.
Remoción de escombros.
Pérdidas consecuenciales.
Responsabilidad civil general.
Rotura de cristales.
Anuncios luminosos.
Equipo electrónico.
Robo con violencia.
Dinero y valores.
Vehículos automotores.
Servicios de asistencia empresarial.

Los puntos marcados con X en pequeñas empresas no implican que no se otorguen las coberturas, sino que depende de las necesidades específicas de la empresa. Existen muchas otras coberturas además de las citadas, que son de las más comunes:

  • Incendio y/o rayo. Protege por los daños causados al inmueble y contenidos, incluyendo mobiliario, maquinaria y equipo.
  • Fenómenos hidrometeorológicos. Cubre también a contenidos e inmueble por desastres naturales como huracán, granizo, nieve, inundación por lluvia, avalanchas de lodo, maremotos, marejadas, heladas, etc.
  • Caída de aeronaves, vehículos y humo. Protege contra la caída de aviones o de objetos que caigan de estos, colisión de vehículos y los daños causados por humo. La cobertura de humo puede estar acompañando a otra cobertura dependiendo de la aseguradora.
  • Huelgas, alborotos populares, vandalismo y actos de personas mal intencionadas. Cubre los daños a contenidos e inmueble en caso de actos de vandalismo, durante huelgas y actos realizados por personas con malas intenciones.
  • Terremoto y erupción volcánica. Cobertura adicional que puede ser solicitada para proteger contenidos y edificios contra los efectos de terremotos y erupciones volcánicas.
  • Combustión espontánea. Protección a todos los bienes asegurados en la póliza contra el efecto considerado combustión espontánea.
  • Derrame de equipo de protección contra incendio. Protege a todos los bienes incluidos en la póliza contra los daños causados por el derrame de las tuberías y tanques de instalaciones contra incendio, de los rociadores, extintores y cualquier otro sistema contra incendio.
  • Calderas, recipientes sujetos a presión y rotura de maquinaria. Protege estos bienes contra los daños por impericia, objetos extraños, errores de diseño, rotura súbita por muy diversas causas, excluyendo el desgaste natural de las partes.
  • Remoción de escombros. Cubre los gastos de remoción de escombros necesarios al ocurrir uno de los siniestros cubiertos en la póliza.
  • Pérdidas consecuenciales. Cubre las pérdidas que tenga la empresa en caso de paralización de sus actividades por alguno de los siniestros protegidos. Dentro de estos pueden estar la pérdida de ventas dependiendo de la aseguradora.
  • Responsabilidad civil general. Cubre los gastos de defensa legal y pago de indemnizaciones a terceros por daños o lesiones causadas como consecuencia de las actividades de la empresa, accidentes ocasionados por sus empleados, por las condiciones del edificio y otros.
  • Rotura de cristales. Repone el costo de los cristales dañados en ventanas, domos, muebles y otros, incluyendo mano de obra necesaria.
  • Anuncios luminosos. Protege por daños materiales y pérdida de marquesinas, anuncios luminosos y espectaculares, incluyendo la mano de obra necesaria para su instalación.
  • Equipo electrónico. Protege los equipos electrónicos y electromagnéticos propiedad de la empresa.
  • Robo con violencia. Dependiendo de la aseguradora cubre el robo de todo tipo de contenidos de la empresa, incluyendo herramientas, maquinaria, materias primas, productos terminados y, en el caso de restaurantes, hasta el robo a comensales.
  • Dinero y valores. Protege contra el robo de la nómina de los trabajadores y otros como vales de despensa, de gasolina, cheques, pagarés, etc. También protege contra el asalto a los trabajadores que porten bienes de la empresa fuera de la misma, así como por robo o accidente, dependiendo de la aseguradora.
  • Vehículos automotores. Protege a los vehículos de la empresa o bajo su custodia mientras estén dentro de las instalaciones de la misma y se dañen por uno de los siniestros cubiertos.
  • Servicios de asistencia empresarial. Dependiendo de la aseguradora pudiera incluir asistencia legal telefónica, servicio de cerrajero, plomero y hasta de limpieza.

Las coberturas pueden aparecer de manera distinta en cada aseguradora. Las coberturas finales pudieran no incluir todas las mencionadas dependiendo de la aseguradora y las necesidades de la empresa.

¿Cómo se calcula el precio de tu seguro para empresa?

La variable de mayor impacto en el precio de las primas es el valor de los contenidos y el del edificio, además de las coberturas contratadas. Generalmente las siguientes variables afectan los costos de los seguros para empresas:

Valor del edificio y otros bienes inmuebles de la empresa

Lo apropiado es aplicar avalúos para conocer el valor de los inmuebles. El precio de estos se ve afectado por:

  • Ubicación de los inmuebles, incluyendo el estado y otras variables como si están en zona industrial.
  • Calidad de acabados y materiales.
  • Superficie construida de cada edificación.
  • Antigüedad de los inmuebles.

Valor de los contenidos

Este precio incluye el de mobiliario de oficinas, materias primas, productos terminados, maquinaria, equipo y todo lo que se tenga dentro de las instalaciones que sea propiedad de la empresa.

Coberturas que incluye la póliza

La cobertura que no puede faltar en una póliza de seguro para empresas es la de incendio y/o rayo. Adicionalmente también se incluye normalmente la de fenómenos hidrometeorológicos, pero hay otras que se deben solicitar específicamente, como la de terremoto y, en algunos casos la de erupción volcánica y hasta para inundaciones. Cada cobertura tiene su costo y entre más coberturas el precio aumenta.

Sistemas contra incendio

En el caso de las empresas todas las aseguradoras ofrecen rebajas en el precio de las primas al contar con mayor protección contra incendio.

Protecciones contra robo

Las cámaras de seguridad sirven para desalentar a los ladrones, además de alarmas y otras protecciones que pueden tener las empresas. Es posible negociar un precio distinto dependiendo de lo efectivo del sistema anti robo. Hacer depósitos diarios de dinero en bancos reduce también algunos riesgos.

Giro de la empresa

Las empresas constructoras tienen grandes riesgos de provocar daños a terceros. Algo similar ocurre con gasolineras y empresas que cuentan con aparatos a presión y equipo peligroso como las de la industria química de transformación. Estas empresas pueden provocar grandes daños a terceros, además de correr un mayor riesgo de sufrir pérdidas. Cada tipo de empresa tiene un riesgo que es evaluado por cada aseguradora.

Zona sísmica

En zonas sísmicas los seguros para empresas con cobertura de terremoto tienen un precio más alto.

Ubicación próxima a ríos, presas, lagunas o mares

Las empresas pueden tener un riesgo más alto de inundaciones y otros al estar ubicadas cerca de ríos u otras fuentes.

¿Cómo puedes ahorrar en tu seguro para empresas?

Para elegir los planes más baratos con buenas coberturas es conveniente solicitar las cotizaciones por Cotizator, al menos para medianas y pequeñas empresas. En general se puede ahorrar en el pago de primas de la manera siguiente:

  • Contar con el número requerido de hidrantes de acuerdo al tamaño de la empresa y ubicado a las distancias debidas.
  • Disponer de señales apropiadas para la evacuación de las instalaciones en caso de emergencia.
  • Contar con sistemas de detección de incendios, como alarmas de humo.
  • Disponer de sistemas contra robo, incluyendo cajas fuertes, cámaras de vigilancia, personal de vigilancia o servicios contratados de terceros, etc.

Preguntas frecuentes sobre los seguros para empresas

En caso de terremoto ¿Recupero el total de la pérdida en contenidos y edificio?

No, dependiendo de la aseguradora y la zona del país en que vivas, podrías tener un coaseguro del 10, 25 o hasta el 30 % sobre el valor total. Esto implica no te aseguran el 100 %, sino solo el 90, 75 o 70 por ciento, dependiendo del coaseguro aplicado. Adicionalmente pudiera aplicar un deducible que puede ir desde el 2 al 5 % de cada reclamación, dependiendo de la zona del país en que vivas.

¿Y por erupción volcánica recupero el 100 % de las pérdidas?

No. Generalmente las aseguradoras aplican los mismos deducibles y coaseguros por erupción volcánica que para terremoto. La empresa asegurada debe absorber una parte de la pérdida en estos casos, debido a que cuando se presenta un terremoto o erupción volcánica los daños son catastróficos y afectan enormemente a las aseguradoras del país y diversas partes del mundo con las que contrataron reaseguros.

Si las pérdidas son por incendio ¿La aseguradora paga el 100 % de las pérdidas?

Sí, lo mismo ocurre con casi todas las demás coberturas a contenidos y edificio por fenómenos meteorológicos que no implican el uso de deducible ni coaseguro. Es importante leer cuidadosamente el clausulado de la póliza (Condiciones generales) ya que hay algunas aseguradoras que aplican deducibles en muchas otras coberturas, como por ejemplo, en robo, rotura de cristales, caída de aeronaves, anuncios luminosos, etc. Es además conveniente revisar los clausulados antes de la contratación, porque pueden implicar una gran diferencia.

Contraté mi nueva póliza con otra aseguradora pero la emitieron con fecha anterior, es decir, que quedé asegurado por 2 aseguradoras al mismo tiempo el día del incendio ¿Cuál de ellas paga?

Ambas pagan pero solo la parte proporcional que les corresponda de acuerdo con las sumas aseguradas en cada una de ellas. El edificio y contenidos tienen un valor específico, por lo que no te pueden pagar más de lo que valen. Las dos aseguradoras se repartirán la responsabilidad y cobrarás lo que corresponde a la pérdida, nada más.

¿La aseguradora me puede proteger también por robo sin violencia?

Así es, es una cobertura adicional que se puede contratar mediante endoso y con un pago adicional al paquete que te estén ofreciendo.

El edificio de mi empresa valía 10 millones, para ahorrar lo aseguré por 5 millones. Se quemó el 50 % del edificio ¿Por qué la aseguradora no me pagó los 5 millones?

Este tipo de seguros operan generalmente bajo la cláusula de Seguro proporcional. Esto quiere decir que si solo aseguraste tu edificio por la mitad de su precio, la aseguradora considerará que su valor total era ese valor y te pagará las pérdidas parciales de manera proporcional. Lo aseguraste por 5 millones y se quemó la mitad, te pagan solo 2 millones y medio de pesos. Es un caso típico de bajo seguro donde pierdes dinero al querer ahorrar en primas.

Por el contrario, el mío valía 10 millones y lo aseguré por 20 millones ¿Por qué me pagaron solo 5 millones al perder la mitad?

Al asegurar el edificio por el doble de su valor lo estás sobre asegurando. Los seguros no están hechos para obtener ganancias, sino para evitar pérdidas. Por ello, al perder la mitad de tu edificio recuperas el valor real de la pérdida, los 5 millones. En todo caso podrías recuperar las primas que pagaste en exceso, pero nunca obtener más del valor de la pérdida.