QUé ES ADEUDO O DEUDA

Compara reparadoras en 1 min.

El adeudo o deuda es un monto de dinero que se debe a una persona o empresa por muy variados conceptos. Estos pueden ser por la compra de bienes muebles o inmuebles a crédito, por haber obtenido un préstamo o por hacer uso de una línea de crédito, entre los más frecuentes. Cada una de estas deudas se contrae con instituciones o empresas específicas, que de cierta manera ayudan a proporcionar una clasificación.

Qué tipo de deudas se puede contraer

Los adeudos más frecuentes que se pueden tener son en tiendas departamentales, empresas de ventas de automóviles, financieras hipotecarias, sociedades de crédito, de préstamo y bancos. Cada institución puede tener diversos instrumentos financieros que ocasionan deuda. De acuerdo con la institución y el tipo de instrumento, algunos de los tipos de adeudo más importantes son:

Préstamos personales

Los préstamos personales se pueden solicitar tanto en bancos, como en otras instituciones de préstamo y crédito, como las Sofipos y las Sofomes, además de otras. Al contraer un préstamo se tiene inmediatamente un adeudo con la institución prestamista, que se conviene a pagar a un plazo determinado y pagando una tasa de interés adicional al monto del préstamo.

Tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito bancarias son uno de los tipo de adeudo más común. Estas operan mediante la autorización por parte de la institución financiera de una determinada línea de crédito. Al usar dinero de esta línea de crédito, el cliente tiene un adeudo que debe pagar antes de una determinada fecha para no tener que incurrir en intereses.

Si no lo hace en dicha fecha cubriendo la totalidad del dinero dispuesto o deuda, entonces deberá cubrir periódicamente una parte del adeudo, lo que implicará el pago de intereses hasta que cubra el monto total de la deuda.

Crédito hipotecario

Un crédito hipotecario es el que se obtiene en las empresas que otorgan financiamiento para la compra de viviendas, terrenos, para la construcción de una casa, remodelaciones y otros conceptos relacionados con la mejora de la construcción. La garantía del crédito, que es el adeudo, es la misma propiedad. El otorgamiento del crédito implica el pago de diversas comisiones, dependiendo de la institución en que se solicite, así como del pago de intereses por todo el plazo del contrato hasta saldar el adeudo.

Crédito automotriz

Es el método más frecuentemente utilizado para la compra de autos. Usualmente se paga un enganche para comprar el auto y la diferencia con el precio queda como adeudo. Esta deuda es cubierta por una empresa denominada financiera, que es a la que se le paga mensualmente por el tiempo convenido la cuota que contiene además intereses. La deuda desaparece al pagar la última mensualidad del contrato. La factura del auto se entrega al comprador hasta que se paga esta última cuota y ya no existe más deuda.

Adeudo por compras de bienes muebles

Este tipo de deuda se presenta comúnmente al realizar compras en tiendas departamentales y otros comercios, donde el bien se entrega a crédito. Esto implica el pago a plazos del adeudo, con el cobro de intereses por parte de la institución que realiza la venta o una empresa de financiamiento que trabaje con ella.

Deudas por empeños

Las casas de empeño son empresas en las que se puede dejar una prenda como garantía para obtener un préstamo. Este préstamo genera intereses, mientras el cliente no pague el total de la deuda y retire su prenda. Tanto el préstamo como los intereses forman parte del adeudo. En caso de incumplimiento, el cliente puede acudir a la casa de empeño y solicitar la venta de su prenda. Con ello paga su deuda y pudiera incluso obtener algo de dinero adicional, pero pierde la prenda.

Diversos tipos de préstamos

Existen muchos otros tipos de préstamos que otorgan tanto empresas, como personas físicas y hasta instituciones de Gobierno. Dentro de estas se encuentran los créditos a la palabra. Las personas que obtienen este tipo de préstamos no ofrecen ningún tipo de garantías, además de su palabra de que pagará su deuda. Si no cumple, generalmente le será muy difícil volver a obtener este tipo de créditos o préstamos.

Cuáles son las deudas más frecuentes en México

Una gran mayoría de las personas que compran una casa lo hacen a crédito. Esto implica una deuda con la empresa financiera que otorga el pago para comprarla. Lo mismo sucede al solicitar otros créditos hipotecarios para el mejoramiento o ampliación de la casa, para construirla cuando se tiene el terreno o, incluso, para la adquisición de la propiedad donde se planea construir una vivienda.

Algo muy similar ocurre en la compra de automóviles nuevos y usados, al adquirir muebles, electrodomésticos y aparatos electrónicos para el hogar y en muchos otros productos y hasta servicios. También hay deudas causadas por situaciones inesperadas, como los daños a viviendas por fenómenos climáticos, fallecimiento o enfermedades de familiares y otras emergencias que se deben atender y requieren dinero. En estos casos se acude a solicitar préstamos, a utilizar los límites de crédito en tarjetas o hasta a empeñar objetos y diversos bienes de valor.

Todas estas deudas son normales y, si la persona que incurre en ellas tiene una buena solvencia económica, podrá cumplir con sus compromisos pagando a tiempo las cantidades requeridas. Aún en estos casos puede ser conveniente acudir a una reparadora de crédito o deuda para facilitar los pagos y reducir el monto de las mensualidades que se están pagando.

Los que se ven agobiados por las deudas y no disponen de los medios para cumplir con los pagos, requieren urgentemente de ayuda. Para esto las reparadoras de crédito pueden encargarse de buscarles opciones que les permitan pagar en mejores condiciones.

Garantías que se ofrecen en una deuda

Las deudas por préstamos y créditos implican en muchos casos el recurso de una garantía de pago. Estas garantías pueden ser:

  • El mismo bien comprado, como es el caso de los créditos automotrices e hipotecarios.
  • Un bien inmueble para obtener diversos préstamos y créditos.
  • Proporcionar datos de un obligado solidario, conocido también como aval. Esto también puede implicar que el aval tenga bienes que deje en garantía.
  • La palabra del solicitante del préstamo o crédito.

Además de las garantías que se pueden o no pedir en cualquier adeudo, influye mucho para obtener el dinero el historial de crédito de la persona. Esto puede implicar que no le sean solicitadas garantías al momento de solicitar una línea de crédito o préstamo.

¿Quién es el deudor y el acreedor?

Siempre que se otorga un préstamo o un crédito existen deudores y acreedores. Los acreedores son muy diversas personas físicas y morales que cumplen con una función financiera al otorgar préstamos o créditos. Los deudores son todos aquellos que reciben los préstamos o a quienes se les otorgan los créditos.

Quién es un acreedor

Un acreedor es toda aquella persona física o moral que otorga préstamos o créditos, ya sea a nivel personal o de cualquier otro tipo. Algunas de las instituciones más comunes responsables de ofrecer servicios financieros que implican créditos o préstamos son:

  • Bancos. A través de múltiples servicios, como préstamos, créditos hipotecarios, automotrices, tarjetas de crédito, etc.
  • Sociedades Operadoras de Sociedades de Inversión.
  • SOCAPS (Sociedades cooperativas de ahorro y préstamo).
  • Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (SoFOM). Pueden ser reguladas o no reguladas.
  • Sociedades Financieras Populares (SOFIPOS).
  • Uniones de Crédito.
  • Infonacot y Financiera Nacional de Desarrollo.
  • Banca de Desarrollo.

Todas las anteriores son reguladas por la Condusef. Más recientemente han aparecido también las Instituciones de Tecnología Financiera, que ofrecen préstamos e inversiones a través de Internet. Estas ya están reguladas en México bajo la Ley Fintech, emitida en marzo del 2018. Esto obliga a empresas internacionales que operan por Internet a realizar trámites de registro ante la Condusef.

Existen muchas otras empresas acreedoras en México, entre ellas, todas las tiendas de departamentos que venden productos a crédito. Algunas de las más comunes son:

  • Tiendas de empeño.
    • First Cash.
    • Monte de Piedad.
    • Prendamex.
    • Empeño Fácil.
  • Tiendas departamentales como:
    • Elektra.
    • Liverpool.
    • El Palacio de Hierro.
    • Coppel.
  • Prestamistas particulares.

Ninguna de estas instituciones o préstamos están regulados por la Condusef. En caso de discrepancias se debe acudir a la Profeco y, de no haber solución, a los Tribunales de la localidad.

Quién es un deudor

De alguna manera casi todas las personas somos o hemos sido deudores alguna vez. Esto se debe a que cualquier persona que tenga una tarjeta de crédito y la use, está siendo con ello un deudor, ya que está haciendo uso del crédito ofrecido por una institución financiera.

Las personas que compran electrodomésticos y otros productos a crédito son deudores. Lo mismo ocurre con las personas que compran sus casas o autos bajo el sistema de hipotecas, es decir, a crédito. De manera general podríamos decir que un deudor es un usuario de las empresas que ofrecen préstamos y créditos de cualquier tipo.

Los deudores son personas físicas o morales que han contraído una deuda y, por lo tanto, tienen la obligación de pagarla. Ser deudor no es malo, el problema comienza cuando no se cumple con el compromiso de pago a tiempo y en las cantidades establecidas.

Tipos de deudores

Los deudores se pueden clasificar de la siguiente manera:

  • Deudores solventes, que son aquellos que tienen una deuda, pero también la capacidad para pagarla de acuerdo con lo previsto.
  • Insolventes, que son los que se han endeudado más allá de lo que su capacidad de pago les permitía.
  • Solidarios, que aunque no son los que contraen directamente la deuda, se hacen corresponsables para apoyar a la persona solicitante de un crédito o préstamo.

Los deudores morosos son los que no cumplen con el pago de sus compromisos a tiempo y en la cantidad pactada. Estos pueden ser cualquiera de los tipos anteriores, ya que no solo los deudores que no tienen capacidad de pago son los únicos que incumplen.

Importancia de pagar tus deudas a tiempo

Los deudores que pagan puntualmente sus deudas generan y mantienen un historial de crédito saludable. Esto les permite solicitar nuevos préstamos y créditos y que les sean autorizados sin mayores contratiempos. Los que no cumplen con sus pagos crean un mal historial de crédito que les impedirá en la mayoría de los casos acceder a nuevos planes de crédito y préstamos.

Existen actualmente diversas instituciones en las que se reportan a los deudores, ya sean cumplidos o morosos. A ellas acuden las instituciones financieras que ofrecen créditos y préstamos, para verificar el historial de cada persona. Entre las principales están:

  • Buró de Crédito.
  • Círculo de Crédito.

La gran mayoría de las instituciones financieras como bancos, sociedades de crédito, prestamistas y otras, generalmente rechazarán a los solicitantes que tengan un mal historial de crédito. Existen algunas opciones para poder obtener préstamos para ellos, pero los intereses son muy altos, debido al riesgo de que no cumpla con la deuda.

>>Si quieres saber más sobre cómo consultar tu Buró de Crédito da click aquí.

Opciones de los deudores para mejorar su historial de crédito

La solución para cualquier deudor moroso es la de pagar la deuda que tiene. Para ello existen las siguientes opciones:

  • Pagar lo que debe de acuerdo con las condiciones acordadas previamente.
  • Acercarse con la institución con la que tiene la deuda y reestructurar su crédito de acuerdo a sus posibilidades.
  • Negociar el pago de contado de su deuda con una disminución.
  • Traspasar su deuda a otra institución con mejores condiciones en cuanto a tiempo de pago e intereses.

Las opciones de reestructuración de la deuda y una disminución para pagar de contado las puede realizar el propio deudor moroso o utilizar los servicios de una empresa reparadora de crédito. Al utilizar la opción de una disminución de su deuda, el historial no queda limpio, ya que se reporta este hecho, lo que podría dificultar la obtención de nuevos préstamos y créditos.

Cuando se usan los servicios de una reparadora de crédito se tiene la ventaja de que ellas se encargan de que pueda comenzar a rehacer su historial de crédito, brindándole acceso a nuevos créditos y préstamos. Esto podría requerir, de acuerdo con la Ley, hasta 6 años para que su situación anterior desaparezca del historial, aunque las calificaciones del crédito pueden permanecer por mucho más tiempo.

Qué hacer para no ser un deudor moroso

La diferencia entre los deudores que cumplen con sus pagos y los morosos está en la planeación de sus gastos. Cualquier persona que pida un crédito o préstamo que exceda su capacidad de pago se verá en problemas para poder pagarlo. Cuando una persona tiene un buen historial es muy fácil obtener préstamos y créditos. Si no se hace bien el balance entre los ingresos y los gastos, se podría incurrir en problemas para hacer los pagos.

Las tarjetas de crédito son una buena herramienta para aprovechar promociones y efectuar pagos en todo momento. No obstante, para no convertirse en deudor moroso se deben de efectuar pagos superiores a lo marcado como mínimo. Pagar el mínimo implica demasiados intereses por la compra realizada y la deuda se tardará en ser cubierta demasiado tiempo.

Lo mismo ocurre con cualquier otra deuda, siempre se debe buscar la manera de cubrir la deuda antes de lo pactado, así se ahorrará en el pago de intereses. Como se mencionó al principio, deudores somos todos en algún momento y no es malo. Se debe aprender a utilizar los créditos y préstamos balanceando los ingresos con los gastos.

Opciones para salir de deudas en México

Muchas personas son cumplidas con el pago de sus deudas. Suelen pagar puntualmente y hasta en cantidades mayores a las requeridas para cumplir antes con el pago del adeudo. A las que se les dificulta cubrir incluso sus pagos periódicos y por las cantidades mínimas, así como para los que ya se han retrasado en el cumplimiento de sus pagos, existen opciones para salir pagar la deuda.

Existen empresas denominadas reparadoras de crédito, que buscan las mejores opciones para que el cliente pague. Entre las opciones más frecuentes están:

  • El pago de contado con un descuento de lo que se debe.
  • Una reestructuración de la deuda con la empresa financiera. Esto implica el pago de menores cantidades por más tiempo.
  • Optar por una transferencia de deuda. En este caso se transfieren todas las deudas con diversas empresas a una sola institución financiera. Esta ofrece menores tasas de interés para que el cliente pague su deuda, aunque también suelen incrementarse los períodos de pago.

Las Reparadoras de crédito pueden ser una opción real para cualquier persona o empresa que tenga un exceso de deudas. Varias de sus opciones tienen la ventaja de que no afectan su historial de crédito y, en caso de hacerlo, las reparadoras le ayudan a comenzar a rehacer su historial.

Cómo puedo limpiar mi historial de crédito

Las reparadoras de crédito también te ayudan a que reconstruyas tu historial. Esto lo hacen al apoyarte para que puedas obtener nuevos préstamos o créditos, una vez que ya saldaste tus deudas. Esto te permitirá ir construyendo nuevamente tu historial de crédito, para que poco a poco seas nuevamente una persona confiable para las instituciones financieras.

Para que no incurras nuevamente en deudas que no puedes pagar, deberás mejorar el balance que haces con tu dinero. Nadie debe gastar más dinero del que gana, ya que esto implica deudas impagables a mediano o largo plazo. Antes de solicitar o aceptar un nuevo préstamo o crédito, debes evaluar claramente tu capacidad de pago. Esto lo harás comparando los ingresos contra tus egresos totales, incluyendo los gastos fijos, los destinados para emergencias, el ahorro y los pagos por otros crédito.

Qué puedo hacer para pagar mis deudas

Cuando el dinero que ganas no es suficiente para pagar tus gastos cotidianos y las deudas adquiridas, entonces es momento de buscar soluciones. Esto evitará que las empresas acreedoras inicien procesos ante tribunales para cobrarte de manera legal. Estas acciones de los acreedores no son comunes, pero sí pueden ocurrir en muchos casos. En ellos, la decisión de un juez puede ser el embargo de bienes del deudor para cubrir sus deudas.

La primera opción es que acudas directamente con la institución financiera o comercial con la que tienes las deudas. Hablar sobre tu situación económica puede ayudar a reestructurar la deuda para que puedas pagarla más fácilmente. Esto podría implicar un mayor tiempo de pagos, pero conserva tu buen historial de crédito. Si esto no te sirve para llegar a un arreglo, puedes comunicarte con la gerencia de dicha empresa o a nivel dirección.

Si la opción anterior no fue de utilidad para solucionar tus problemas, existen empresas denominadas reparadoras de crédito. Ellas te pueden ayudar como intermediarias para obtener mejores condiciones de pago. Las reparadoras de crédito podrían obtener para ti las opciones de reestructuración necesarias para pagar tus deudas. Una de las opciones es la de liquidación de contado, lo que implica una disminución en el monto. Esta última tiene la desventaja de que implica una nota mala en el Buró de Crédito y otras instituciones similares, debido a la forma en que pagas. Otra opción excelente consiste en consolidar las deudas.

Compara reparadoras en 1 min.

Qué debes saber para consolidar tu deuda

Para consolidar tu deuda debes decidirte a buscar nuevas opciones en las cuales las condiciones te sean más favorables y hagan más fácil que cumplas con tus pagos. El medio para lograrlo es la obtención de un nuevo préstamo, que en lugar de sumarse a tus otras deudas, se utiliza para pagarlas, quedándote solo con este último adeudo.

Por qué no puedes pagar tus deudas

Cuando tienes varias deudas, cada una de ellas con diferentes tasas de interés, el resultado es que tienes que estar pagando diversas cuotas. Si solo haces los pagos mínimos, podrían irse incrementando con el paso del tiempo hasta llegar a niveles que te sean muy difíciles de pagar o hasta imposibles. Lo mismo ocurre si no terminas de pagar tus deudas y contratas nuevos compromisos.

Es común que una persona tenga un crédito hipotecario para pagar su casa. Esto implica el pago de cuotas mensuales que en su mayoría son intereses durante los primeros años del crédito. También puede tener un crédito hipotecario para su auto, lo que le suma más pagos e intereses. Las tarjetas de crédito son también comunes y las deudas por este concepto suelen sumarse a los otros créditos en millones de personas y familias.

Cuando llega el momento de que los pagos ya son demasiado difíciles aún existe la opción de consolidar tu deuda, para poder cumplir con todos tus pagos. De preferencia debes optar por consolidar tu deuda desde antes, así siempre te será más fácil realizar los pagos.

Cómo puedes consolidar tu deuda

Existen varias opciones para consolidar tu deuda. La primera es que busques a una empresa de crédito que te ofrezca las mejores condiciones de crédito, para que absorba todas tus deudas otorgándote un nuevo préstamo. Para esto deberás asegurarte de que esta institución financiera te ofrezca mejores condiciones en lo que respecta a plazos e intereses.

Debido a que lo anterior puede ser difícil para personas que no tienen tiempo o que desconocen mucho de las opciones disponibles. Una solución más sencilla es acudir con las reparadoras de crédito. Las reparadoras de crédito son instituciones que conocen a todas las empresas que ofrecen créditos y préstamos, por lo que pueden acudir con la que sea tu mejor opción.

De acuerdo con tus adeudos y tus posibilidades económicas, las reparadoras de crédito se encargarán de consolidar tu deuda. El proceso consiste en lo siguiente:

  • Buscarán a aquellas instituciones que te ofrezcan las mejores condiciones para obtener un nuevo préstamo.
  • Con este préstamo se pagarán todas tus demás deudas actuales.
  • Solo deberás pagar las cuotas del nuevo adeudo.

Debido a que el nuevo préstamo tiene mejores condiciones, es decir, tasas de interés más bajas, menores plazos de pago y hasta cuotas más bajas, esto facilitará que cumplas con tus compromisos y se mantenga limpio tu historial de crédito. Para esto procura no incurrir en nuevas deudas hasta que termines de pagar el préstamo.

Ventajas que tiene consolidar tu deuda

Las ventajas que tiene consolidar tu deuda se pueden resumir de la siguiente manera:

  • Tienes una sola deuda, con un solo estado de cuenta.
  • La tasa de interés es más baja y por lo tanto pagarás menos en cada pago y a largo plazo.
  • El número de pagos también podría reducirse, así como el plazo total de la deuda. EN algunos casos esto podría ser lo contrario, pero como una opción para reducir el monto de cada uno de los pagos.
  • Te será más fácil llevar un presupuesto y el control de tu deuda.
  • Los pagos los harás en una sola institución, que será la nueva acreedora de tu deuda.

La Condusef recomienda que hagas el trato directamente con la institución bancaria o de crédito que prefieras. No obstante, hay reparadoras de crédito serias, que te apoyan en el proceso de búsqueda con condiciones muy claras.

Que ganan las reparadoras de deuda acumulando tus deudas en una sola cuenta

Las reparadoras de deuda buscan las mejores opciones para que puedas pagar tus deudas con tus condiciones económicas. Para ello es indispensable obtener mejores tasas de interés de las que tienes y otras ventajas. Entre las soluciones existentes, también está la de facilitarte el control de tus deudas.

Por qué reunir en una cuenta todas mis deudas

Cuando tienes varias deudas, es muy probable que tengas diversas tasas de interés, fechas de pago, plazos para pagar y otras condiciones tan distintas que te dificulten el control de los pagos y hasta poder programar tus finanzas para cumplir con los pagos. Las reparadoras de deuda saben esto y por ello simplifica todo ese proceso al tener una sola deuda.

Al agrupar todas tus deudas en una sola cuenta específicamente tendrás los siguientes beneficios:

  • Una sola fecha para pagar en cada período.
  • Única tasa de interés sobre toda tu deuda.
  • El número de pagos que te faltan corresponderá al total de tu deuda.
  • Podrás cotejar tus ingresos contra tus gastos y pago de la deuda de una manera más rápida y fácilmente.

Adicionalmente, las reparadoras de deuda buscan mejores condiciones al agrupar tus deudas en una sola cuenta, por lo que seguramente gozarás también de las siguientes ventajas:

  • Una tasa de interés más baja de la que tenías antes.
  • Pagos periódicos más chiquitos.

Esto hará que te resulte menos problemático cumplir con el pago de tu deuda, aunque el tiempo total de pagos pueda extenderse. Esta solución es menor perjudicial para tu historial de crédito.

Otras opciones para saldar tus deudas

Las reparadoras de deuda o crédito también pueden negociar que la empresa acreedora te haga un descuento para pagar de contado. Esto salda la deuda, pero afecta tu historial de crédito. Para poder resolver tu situación completa, las reparadoras de deuda siguen el siguiente procedimiento:

  • Analiza tu deuda y compara con tus posibilidades económicas.
  • Realiza un plan acorde con tus necesidades.
  • Negocia con tus acreedores la situación de tu deuda.
  • Te facilita que pagues la deuda con importantes descuentos. En muchos casos ofrecen que quede saldada pagando solo un 30 % de la deuda total.
  • Te ayudan a obtener un nuevo préstamo, después de cubrir tu deuda, para que comiences a rehacer tu historial de crédito.

Después de que cumplas a tiempo con tus nuevos compromisos de duda, este historial te abrirá las puertas a nuevos créditos y préstamos de manera más fácil.

Cómo se puede proteger un deudor hipotecario

Deudor hipotecario es todo aquel que tiene una hipoteca para la compra de un bien inmueble. Estas deudas hipotecarias aplican principalmente para la compra de casas. Adicionalmente sirven para hacer reparaciones, ampliaciones o la construcción de un nuevo hogar.

En todos los casos, la garantía para el crédito o préstamo del dinero necesario es la propia casa, que queda hipotecada a favor de la institución financiera.

Obligaciones del deudor hipotecario

El deudor hipotecario conviene en pagar la deuda contraída a un determinado plazo, pagando por el préstamo o crédito una tasa de interés, en adición al monto del mismo. Las condiciones de cada crédito hipotecario pueden ser distintas, pero entre las comunes están las siguientes:

  • Pago de una tasa de interés variable.
  • Tasa de interés fija.
  • Pago a un monto establecido de cuotas.
  • Pago a un número determinado de años.

Los plazos más frecuentes para pagar las deudas de un contrato hipotecario están entre 1 y 20 años. En las instituciones de Gobierno el plazo se extiende a 25 y hasta 30 años, como ocurre con Infonavit y Foviiiste. Las obligaciones del deudor hipotecario se limitan a pagar las cuotas en la cantidad y fechas establecidas. En la mayoría de los contratos se pueden adelantar mensualidades para poder pagar antes la deuda.

Cuando el deudor hipotecario incumple con los pagos, cuenta de acuerdo con las Leyes con diversas opciones para su protección. Es importante mencionar que el retraso en el pago de una sola cuota requiere de comunicación entre el deudor hipotecario y la hipotecaria, para pactar como solucionar el problema de pago.

Cuáles son las opciones de protección de un deudor hipotecario

Cuando un deudor hipotecario se ve en problemas para cumplir con los pagos pactados, dispone de algunas opciones para continuar con su contrato sin perder la casa. Las instituciones financieras están obligadas a ofrecer alternativas a los deudores, para que puedan ponerse al corriente en sus pagos. Algunas de las principales opciones disponibles son:

  • Suspensión de pagos por un determinado período de tiempo, dando tiempo a que las condiciones económicas del deudor mejores. Suele utilizarse en caso de desempleo.
  • Reducción de pagos, que consiste en disminuir la cuota a pagar durante un determinado plazo.
  • Reestructuración del contrato de crédito hipotecario. Mediante esta opción se modifica el contrato original para ofrecerle al deudor hipotecario condiciones más fáciles de cumplir. Esto pudiera implicar un aumento en el plazo del contrato.
  • Restablecimiento de la deuda. Implica el pago de las cuotas e intereses atrasados para ponerse al corriente.
  • Programar los adeudos atrasados en un plan de cuotas. Distribuye los adeudos entre un determinado número de cuotas. Estas se suman a la cuota original para que el deudor se ponga al corriente.

Las primeras alternativa de las hipotecarias son las soluciones listadas. Si después de que se han ofrecido a un deudor hipotecario continúa la situación de retraso en pagos, entonces la institución financiera que haya efectuado el préstamo u otorgado el crédito, podrá iniciar un juicio hipotecario en el que pudiera perder la propiedad. Lo mismo puede ocurrir en caso de que no se llegue a ningún acuerdo.

Se debe tener como una alternativa en algún momento el traspaso de la propiedad. Esto significa la venta de la propiedad de acuerdo con la hipotecaria, para poder recuperar al menos parte del dinero invertido con las cuotas pagadas durante la vigencia del contrato.

A pesar de que existan adeudos, la empresa hipotecaria no podrá iniciar ningún juicio en tanto las Leyes del estado en que se ubique la propiedad opten por otras alternativas previas al juicio hipotecario. Siempre es mejor acudir a la hipotecaria antes de que se presenten los problemas de pago. Esto quiere decir, que desde el momento en que se considera que no se podrá cumplir con algún pago, el deudor hipotecario debe presentarse para buscar opciones.

Las reparadoras de crédito como solución para el deudor hipotecario

Antes de tener un problema de atraso en pagos o cuando ya se tiene, siempre es posible acudir a una reparadora de crédito para que ayude a solucionar el problema. Esto lo podrían hacer buscando una nueva institución financiera que cubra el adeudo con mejores condiciones. Los resultados de un nuevo préstamo serían los siguientes:

  • Pagaría el adeudo total de su préstamo a la hipotecaria.
  • Las condiciones del nuevo contrato podrían implicar para su beneficio:
    • Menor tasa de interés. Este es el principal atractivo.
    • Cuotas más bajas. Aunque podrían aumentar el plazo del pago, serían más fáciles de cumplir.
  • El deudor hipotecario mantendría su historial de crédito sano.

La empresa que otorgue el nuevo préstamo sería ahora la hipotecaria, pero con nuevas condiciones que le permitirán mantener una economía más sana.

Compara reparadoras en 1 min.

¿Qué es el seguro de desgravamen?

  • Efectuar compras a crédito puede transferir las deudas a los familiares en caso de fallecimiento.
  • Algunos créditos no se otorgan sin que exista un seguro de desgravamen.
  • Son contratos accesorios que siempre están vinculados con una deuda.

Cada vez es más frecuente el uso del crédito en México, como una alternativa para poder adquirir bienes muebles e inmuebles mediante el sistema de pago en mensualidades u otros plazos, dependiendo de la empresa a la que se compre.

Seguro de desgravamen y términos relacionados

El seguro de desgravamen, en general, es una garantía de pago del deudor a la empresa a la que se solicitó un crédito para la compra de cualquier tipo de productos. Tiene las siguientes características:

  • El beneficiario del seguro de desgravamen es la empresa que otorgó el crédito.
  • Libra a los familiares del pago de la deuda y permite que se queden con el bien adquirido sin más pagos.
  • El uso principal es como seguro de vida, aplicando inmediatamente en caso de fallecimiento del deudor.
  • Aplica también en caso de incapacidad total y permanente, dado que se considera que el deudor ya no podrá desempeñar un trabajo remunerado para hacer frente a sus compromisos económicos.
  • Suele incluir cláusulas complementarias que además ofrecen el beneficio equivalente al de un seguro de desempleo, eximiendo al deudor del pago de un determinado número de mensualidades en caso de desempleo.

¿En qué casos se aplica el seguro de desgravamen?

El seguro de desgravamen es un contrato de uso común en diversos tipos de contratos, todos ellos de crédito, dado que debe existir una deuda que sea motivo del seguro.

  • Créditos hipotecarios, donde el importe del seguro se añade al pago de la hipoteca en cada mensualidad.
  • Crédito automotriz.
  • Tarjetas de crédito, donde el seguro de desgravamen es generalmente ofrecido sin costo con la adquisición de la tarjeta.
  • Compras en tiendas departamentales, donde también se suelen ofrecer sin costo para el deudor.
  • Préstamos personales y otros tipos de créditos.

Aseguradoras que venden el seguro de desgravamen

Dado que el seguro de desgravamen es un seguro de vida, las instituciones financieras que lo venden deben operar en el ramo de vida, por lo que es posible contratarlo con una gran cantidad de empresas en México. Las aseguradoras que venden exclusivamente seguros de salud o de autos no disponen de este tipo de planes.

Cabe mencionar que el comprador o deudor tiene total libertad para elegir la aseguradora con la que comprará el seguro de desgravamen, pero por comodidad puede aceptar el que proponga la institución de crédito con la que adquiera el bien.

¿Quieres recibir ofertas exclusivas sobre Reparadoras de crédito?

Únete a nuestra lista de correo.