¿ES POSIBLE SALIR DE DEUDAS SIN DINERO?

Hablando de manera estricta, sin dinero no se puede salir de las deudas. Ahora que, si consideramos que lo que nos ocurre es que no nos alcanza el dinero para cubrir las deudas, siempre es posible encontrar opciones para solucionar el problema. Para ello las reparadoras de crédito son una opción.

Qué puedo hacer para pagar mis deudas

Cuando el dinero que ganas no es suficiente para pagar tus gastos cotidianos y las deudas adquiridas, entonces es momento de buscar soluciones. Esto evitará que las empresas acreedoras inicien procesos ante tribunales para cobrarte de manera legal. Estas acciones de los acreedores no son comunes, pero sí pueden ocurrir en muchos casos. En ellos, la decisión de un juez puede ser el embargo de bienes del deudor para cubrir sus deudas.

La primera opción es que acudas directamente con la institución financiera o comercial con la que tienes las deudas. Hablar sobre tu situación económica puede ayudar a reestructurar la deuda para que puedas pagarla más fácilmente. Esto podría implicar un mayor tiempo de pagos, pero conserva tu buen historial de crédito. Si esto no te sirve para llegar a un arreglo, puedes comunicarte con la gerencia de dicha empresa o a nivel dirección.

Si la opción anterior no fue de utilidad para solucionar tus problemas, existen empresas denominadas reparadoras de crédito. Ellas te pueden ayudar como intermediarias para obtener mejores condiciones de pago. Las reparadoras de crédito podrían obtener para ti las opciones de reestructuración necesarias para pagar tus deudas. Una de las opciones es la de liquidación de contado, lo que implica una disminución en el monto. Esta última tiene la desventaja de que implica una nota mala en el Buró de Crédito y otras instituciones similares, debido a la forma en que pagas.

Cómo puedo limpiar mi historial de crédito

Las reparadoras de crédito también te ayudan a que reconstruyas tu historial. Esto lo hacen al apoyarte para que puedas obtener nuevos préstamos o créditos, una vez que ya saldaste tus deudas. Esto te permitirá ir construyendo nuevamente tu historial de crédito, para que poco a poco seas nuevamente una persona confiable para las instituciones financieras.

Para que no incurras nuevamente en deudas que no puedes pagar, deberás mejorar el balance que haces con tu dinero. Nadie debe gastar más dinero del que gana, ya que esto implica deudas impagables a mediano o largo plazo. Antes de solicitar o aceptar un nuevo préstamo o crédito, debes evaluar claramente tu capacidad de pago. Esto lo harás comparando los ingresos contra tus egresos totales, incluyendo los gastos fijos, los destinados para emergencias, el ahorro y los pagos por otros créditos.

¿Quieres recibir ofertas exclusivas sobre Reparadoras de crédito?

Únete a nuestra lista de correo.

GUÍAS RELACIONADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *