SEGURO VITALICIO O TEMPORAL -¿CUáL TE CONVIENE MáS?

COTIZA tu seguro de vida

¡EN SOLO 1 MINUTO!    

He leído y acepto los Términos y Condiciones y el Aviso de Privacidad.

El seguro vitalicio, el temporal e incluso otras opciones, son planes de protección que sirven para cubrir la economía familiar en caso de que falte alguno de los padres de familia. Cuál tipo de seguro elegir depende de diversos factores que se analizarán dentro de este artículo.

De manera similar, pueden ser contratados por empresas para sus trabajadores, para socios y otros empleados que son críticos para la operación de una compañía.

Cuáles son las características de los seguros temporales

Las pólizas de seguros de vida del tipo temporal son utilizadas principalmente en los siguientes casos:

  • Cuando se necesita de una alta suma asegurada por su bajo costo.
  • Si la protección que se requiere se estima necesaria solo por un determinado período de tiempo.
  • Cuando lo único que se busca con el seguro es la protección.

Las pólizas de seguro de vida temporales se pueden contratar por períodos que varían desde 1 hasta 30 años. Existen opciones a edad alcanzada de 60, 65 o 70 años.

Por lo general son contratados estos seguros cuando los dependientes económicos requieren de una mayor protección, como ocurre cuando:

  • Son menores de edad.
  • En lo que terminan sus estudios, para que puedan obtener ingresos por sí mismos.
  • Si el cónyuge no obtiene ingresos o no cuenta con una profesión.

El asegurado que contrata un seguro de vida temporal está interesado principalmente en la protección que ofrece en caso de fallecimiento. La suma asegurada que contrate dependerá de las necesidades económicas de su familia y de su capacidad de pago. Por lo general las sumas aseguradas pueden ser muy altas con primas bajas.

El pago de primas en estos seguros se hace durante toda la vigencia de la póliza. Algunas aseguradoras combinan los planes de seguro temporal con inversiones.

Qué ofrece un seguro vitalicio

El seguro de vida vitalicio protegerá a los dependientes del asegurado durante toda su vida. Esto quiere decir que mientras el asegurado cumpla con los pagos de primas, si llega a fallecer, sus beneficiarios siempre podrán cobrar el seguro contratado. Los precios de estos seguros son variables debido a la gran cantidad de planes que existen. En muchos de ellos se implica en retorno de dinero mediante dividendos y algunos otros sistemas que pueden incluir inversiones.

A grandes rasgos, los principales tipos de seguros vitalicios que hay en México son:

  • Ordinarios de vida. Garantizan que el seguro se mantenga toda la vida del asegurado en caso de que no fallezca. Algunas aseguradoras consideran la vida hasta los 99 años, otras a los 100. Si fallece antes se le paga a sus beneficiarios. Al llegar con vida a la edad que la aseguradora considera el final del plazo, le paga la suma asegurada al propio asegurado. Las primas se pagan durante toda la vigencia de la póliza.
  • Vida entera pagos limitados. Estos planes duran toda la vida del asegurado, pero solo se pagan por un plazo convenido de años. Algunas de sus principales características son:
    • Los más comunes son el pago por 20 años y el seguro a edad alcanzada de 65 años.
    • El seguro se paga a los beneficiarios en caso de fallecimiento o al propio asegurado al cumplir 99 o 100 años, dependiendo de la aseguradora.
    • Debido a que solo se pagan por un determinado período y duran toda la vida, la prima de estos seguros es más alta que en los ordinarios de vida.

Dentro de cada uno de estos tipos hay una gran variedad de planes en todas las aseguradoras. Algunas de estas pólizas de seguro de vida otorgan dividendos, que son una participación de las utilidades que obtiene la aseguradora. Los dividendos pueden ser utilizados para:

  • Comprar un seguro saldado de vida en algún momento, que no requiera de más pago de primas.
  • Para obtener préstamos sobre su seguro de vida.
  • Para capitalizar los dividendos mediante diversas inversiones.

El precio de los seguros vitalicios tiene relación con el hecho de que ofrezcan o no dividendos. Algunos de los planes ofrecen más dividendos que otros. Este tipo de planes son de protección, por el seguro de vida, y de inversión, por los dividendos.

Cuál plan de seguro debo elegir

Una persona interesada en contratar una alta protección, que no busque recuperar nada sobre el pago de primas, debe inclinarse claramente por un seguro temporal. El número de años del seguro estará en base al tiempo que sus dependientes necesitarán la protección, suponiendo que el asegurado fallezca casi de inmediato al momento de la contratación del seguro.

Si además de contratar protección para sus beneficiarios está interesado en su propio futuro, los planes ordinarios de vida son la mejor opción. El asegurado que dispone de buen poder adquisitivo para pagar solo unos años y quedar asegurado de por vida, los planes de pagos limitados son la mejor opción. En caso contrario funcionarán bien para la persona los seguros ordinarios de vida.

Cuando los planes del asegurado para contratar el seguro implican una mayor recuperación, entonces podría interesarse en los seguros dotales, que son otros seguros de vida con una fuerte orientación a la recuperación o inversión. Los planes de seguros de vida con inversión son una buena idea para alcanzar metas a mediano y largo plazo.

¿Quieres recibir ofertas exclusivas sobre Seguros de Vida?

Únete a nuestra lista de correo.

GUÍAS RELACIONADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *