Créditos para mujeres emprendedoras

Los créditos para mujeres emprendedoras pueden ser obtenidos en instituciones de Gobierno, como un medio para apoyar la economía actual y, particularmente, la situación existente en diversos hogares donde la mujer puede ser el sostén de la familia.

En Cotizator encontrarás las diversas opciones disponibles, tanto de Gobierno como de la iniciativa privada, de tal manera que puedas elegir la que más te convenga o a la que te sea posible acceder dependiendo de tu situación.

Características y tipos de créditos para mujeres emprendedoras

A grandes rasgos, los siguientes tipos engloban las opciones disponibles de créditos para mujeres emprendedoras:

  • Mujeres PyME: programa de Gobierno que en combinación con diversos bancos ofrece opciones de crédito para mujeres emprendedoras, quienes pueden acceder a cantidades desde 50,000 hasta 5 millones de pesos, dependiendo de diversas características de su micro, pequeña o mediana empresa. Tiene la ventaja de que no requiere de garantías por hasta medio millón de pesos y de que en caso de requerirse más y hasta por 2.5 millones, basta con un aval. Los bancos participantes son Banregio, Santander, Banorte, Afirme y Banamex, donde es posible solicitarlos directamente, además de que se puede iniciar el proceso con Nafinsa.
  • ASMAZ: plan de créditos diseñado por Banco Azteca para mujeres empresarias, principalmente para dueñas de micro negocios.
  • Credi-Impulso Mujer: programa de crédito impulsado por Sofipa (Sociedad Financiera del Pacífico) que ofrece micro créditos desde mil hasta 30 mil pesos sin ningún tipo de garantías.
  • Diversos planes de instituciones financieras y oficinas de Gobierno locales, regionales y estatales que ofrecen pequeños créditos a la palabra o mediante la firma de un pagaré.

Requisitos generales para optar por los créditos para mujeres emprendedoras

En los programas de Gobierno suelen existir muy pocos requisitos, ya que basta con que la mujer cuente con un negocio para que proceda el trámite. Las instituciones privadas requieren de pagarés y otras garantías dependiendo del monto solicitado. Las edades de aceptación comúnmente van desde los 18 hasta los 75 años.

En el caso de las empresas privadas es conveniente asegurarse de que sean instituciones legalmente consolidadas, para que apliquen los programas de supervisión y de arbitraje de la Condusef. Las instituciones de Gobierno tienen la finalidad de apoyar y es común que no tengan problemas de controversias.